LOS SIETE CHAKRAS..

PRIMER CHAKRA O CHAKRA BASÍCO:

El chakra básico se sitúa en la base de la columna vertebral
y tiene la función regular la circulación y equilibrar la temperatura del cuerpo, preparándolo para reacciones inmediatas (instinto de supervivencia)
El desequilibrio en este chakra produce físicamente: anemia (deficiencia de hierro), problemas de circulación, presión baja, cansancio o exceso de peso. Los bloqueos en este chakra desembocan en actitudes tales como: impaciencia, miedo existencial (miedo a tener hijos en este mundo), miedo a la muerte (no correré ningún riesgo), problemas con el tiempo (no sé porque siempre voy atrasado), o dependencia (no sé cómo vivir sin él/ella).
Es el chakra que recoge la energía para mantener en nosotros, la columna vertebral, los riñones, los huesos, los dientes, el intestino grueso, el ano y el recto.

SEGUNDO CHAKRA

Este chakra está localizado tres de dos debajo del ombligo (Hara) es el chakra de la propagación de la especie, representa las relaciones afectivas y en él se concentran todo lo que tiene que ver sexualidad, la curiosidad, la creatividad (yo puedo), la apertura a cosas nuevas y las relaciones afectivas, amorosas y sexuales.
La afirmación “no tengo alegría de vivir” resumen el bloqueo en este chakra. Porque se tiene miedo a la proximidad física (no me toques), impotencia, frigidez, falta de apetito sexual (no necesito el sexo), y sentimientos impulsivos excesivos. En este chakra se concentran los miedos a los fantasmas y fantasías negativas con la sexualidad.

TERCER CHAKRA O DEL PLEXO SOLAR:

Se localiza en la zona del diafragma, ligeramente hacia la izquierda, representa la personalidad, la mente racional, la voluntad y nuestro poder personal reside aquí. Dirige el estómago (el yo aprendo y digiero mis aprendizajes), afecta la musculatura abdominal, el hígado, la vesícula, el bazo y el páncreas.
Estando en desarmonía, crea sentimientos de inferioridad y merma las capacidades mentales, como la lógica y la razón que al disminuir aumenta la confusión y la inseguridad. Podemos tener insomnio, problemas digestivos, alergias. Sus síntomas y actitudes más frecuentes son: el poder y el control (mi dinero, mi mujer, mi marido), de ambición (la vida no vale sin dinero o sin un coche nuevo todos los años), gasto compulsivo (necesitó desesperadamente ropa y joyas nuevas), ansiedad de estatus y es dónde se asienta la envidia.

CUARTO CHAKRA O DEL CORAZÓN:

Este chakra está en la parte superior del pecho, ligeramente a la izquierda (es el Jefe) está abierto por delante y regula el timo. Representa el amor incondicional y al estar en el medio, es el puente entre la energía de los chakras inferiores y los superiores.
Su desequilibrio produce: pánico, acidez, tensión alta, colesterol, incapacidad de amar, pensamientos negativos hacia el prójimo y tendencias a tener respuestas violentas hacia los demás. No saben pedir ayuda y su lema es “yo contra el mundo”. Tienden a poner condiciones en el amor (sí no haces lo que quiero: te dejo o me separo), amor sofocante (mi hijo, solo yo te quiero o solo yo soy lo mejor para ti) y egoísmo (tienes que estar siempre aquí por si te necesito).

QUINTO CHAKRA O LARINGEO:

Está en la garganta. Es el chakra de la comunicación y de la capacidad de recibir y asimilar, es el centro psicológico de la responsabilidad y autodisciplina.
En desarmonía, aparece el miedo a la desaprobación ajena, miedo al fracaso social, nos volvemos agresivos y nos ponemos en una actitud de defensa. Y el orgullo hace su aparición para tapar nuestra carencia de éxito. Los síntomas físicos pueden ser dolor de garganta (amigdalitis, faringitis), resfriados, congestión linfática y problemas dentales.
La persona es arisca, habla a gritos, debate por debatir (le gusta discutir), se les nota mucho el orgullo y tienen problemas para comunicarse y pueden caer en la tartamudez.

SEXTO CHAKRA:

[spoiler title=”Leer más”]
Está localizado en el medio de la frente (tercer ojo), es el chakra de los sentidos representa la intuición, el conocimiento y liderazgo. Actúa directamente sobre la pituitaria (hipófisis) que regula las demás glándulas.
En desequilibrio produce adicción a las drogas o el alcohol, problemas en los ojos o sordera, puede haber confusión en las ideas y en los conceptos que no tienen que ver con la realidad, dificultando la creatividad y la capacidad de lógica, apareciendo síntomas como: cambios de casa constantes, continuos cambios de pareja, total desinterés o sin opinión propia y sin iniciativa.[/spoiler]

SÉPTIMO CHAKRA O CORONARIO:

Este chakra es el más complejo, por ser el eslabón entre lo físico y lo espiritual, es conciencia y conocimiento, fusiona lo físico, lo emocional, lo mental y lo espiritual, en armonía nos permite vivir sensaciones de fe y paz que dan sentido a nuestra vida.
Cuando está desequilibrado, trae pubertad tardía, incomprensión de lo espiritual (propia o ajena), podemos tener jaquecas, histeria, neurosis y nos volvemos materialistas.