Reiki en la Fertilidad

El Reiki contribuye a aumentar la salud de todo el cuerpo incluyendo la salud reproductiva. Ayuda a reducir el estrés , aumenta el flujo sanguíneo en los órganos reproductores y mejora el sistema inmune.

Muchas veces se presentan bloqueos de la energía que dificultan la concepción y el mantenimiento del embarazo.

En tratamiento de reproducción asistida bien sea inseminación o FIV, es recomendable hacer Reiki antes y después de la extracción de óvulos asi como antes y después de la transferencia embrionaria.

El Reiki ayuda a que la energía circule por los centros energéticos llamados Chakras así como a temas de la vida personal y como manejarlos.

Existen 7 centros energéticos y cada uno se relaciona con órganos vitales, glándulas y sus funciones.

El segundo chakra está relacionado con sentimientos, deseos y la creatividad. Se ubica a nivel de los órganos sexuales y está asociado con las caderas, sacro, genitales, útero, vejiga y riñones.

el segundo chakra es elemento de agua; permite que todo fluya, se mueva, cambie, y en un estado sano, este chakra nos permite hacer lo mismo en nuestras vidas sin miedo ni resistencia

La clave es mantener el equilibrio y un flujo constante de energía libre por todo el cuerpo ya que un bloqueo en uno de los chakras puede afectar a la fecundación y presentarse dificultades para conseguir un embarazo,

Ayuda además equilibrar el sistema hormonal y a disminuir el estrés que suele ser muy habitual en muchas futuras madres que han tenido ya experiencias negativas.

Nuestras pacientes, muchas de ellas ya madres nos refieren la gran ayuda que esta terapia integrativaha supuesto para ellas.